TRATAMIENTO DE HIPOCALCEMIA

La hipocalcemia corresponde a una insuficiencia de calcio en la sangre, como consecuencia de la intervención de distintos factores, entre ellos enfermedades como la leucemia y la deficiencia de vitamina D y de magnesio. Esta condición puede provocar serias complicaciones a nivel neuromuscular y neuropsiquiátrico, por lo que su diagnóstico y tratamiento deben llevarse a cabo de manera oportuna. Por eso, a continuación, explicaremos en qué consiste el tratamiento de hipocalcemia y todo lo que el mismo puede implicar.

Tratamiento de hipocalcemia aguda

En primer lugar, debemos entender que, una vez que se diagnostica la hipocalcemia, el tipo de tratamiento dependerá específicamente de la gravedad de la misma y de la sintomatología que se manifieste en el paciente.

En el caso del tratamiento de hipocalcemia aguda o de rápida aparición, en la cual se presentan niveles de calcio inferiores a los 7 mg/dl, este suele implicar la administración de dicho mineral por vía intravenosa. Durante el procedimiento, el paciente permanece bajo estricta vigilancia médica, y se registran de manera frecuente las constantes vitales del mismo, a los fines de asegurar que todo esté bajo control, ya que la administración de calcio por este medio podría ocasionar arritmias cardíacas y otras complicaciones relevantes.

Asimismo, es de suma importancia considerar la posibilidad de una hipomagnesemia o niveles de magnesio en sangre bastante bajos, especialmente si la cantidad de calcio no alcanza los niveles normales luego de la administración por vía intravenosa. Cuando esto sucede, se toma una muestra de sangre para comprobar el nivel de magnesio en la sangre y, si es muy bajo, se procede a suministrarlo igualmente por vía intravenosa. Una vez restablecidos los niveles de magnesio, recuperar los niveles de calcio será más sencillo.

Tratamiento de hipocalcemia aguda y crónica

Tratamiento de hipocalcemia crónica

El tratamiento de hipocalcemia crónica incluye la administración de ciertos suplementos de calcio y vitamina D por vía oral, con el propósito de asegurar que los niveles de calcio se mantengan en el límite inferior normalmente recomendado. Para tales efectos, es importante mantener bajo control los niveles de calcio en sangre, haciéndolo semanalmente y luego en un lapso de 1 a 3 meses.

En cualquier caso, siempre será necesario consultar con un especialista.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…